Los nueve autobuses urbanos de Gas Natural Comprimido adquiridos por el Ayuntamiento han logrado una reducción de 2.792,28 toneladas métricas de CO2 en su primer trimestre de servicio en la ciudad