Los ganaderos de la provincia reciben con entusiasmo la normativa que obliga a indicar el origen de la leche y los productos lácteos